India

OJO

india,

india loca, con estas vacas que deambulan por tus calles, que te miran como intruso cuando te cruzas en su camino. sagradas son, y esta ciudad es su paraiso.
entre mierda, incienso, flores y basura, colores embarrados, motos y el olor a letrina descompuesta, a coctel de plastico y heces. llevo semanas cagando en cuclillas. los malentendidos se hacen saber en la manera de asentir. Aqui se admite haciendo un ocho con tu cabeza, como describiendo el infinito de la mocion perpetua. si? no? quien sabe. No hay café. las bananas son verdes por afuera, dulces por adentro. chiquitas y feas. la gente carga consigo una inocencia incomprensible. como si el sexo, la tentacion, el crimen y la envidia jamas les hubieran tocado la consciencia. Con tanta suciedad y mierda en las calles, uno se sorprende con lo limpias que son sus mentes.

Tuk tuk, rishikesh

Estoy en Rishikesh, donde no se puede comprar ni carne ni alcohol. ciudad sagrada, calmada; fortaleza que combate el karma colectivo desde hace siglos. llena de babas (hombres sagrados{o locos}…no saliva), tuktuks, vacas, chanchos en el rio. Al borde del Ganges se queman cuerpos todo el dia. la gente se lava el calor de encima saltando en el deshielo del himalaya Indu. el rio fluye con fiereza, y las ofrendas interminablemente llenan sus orillas. el agua tiene el color de ojos verdes, grisaceos, azulejos, pero opacos. a sus orillas se suelen ver los pelos recien cortados de algun viudo fresco, de un hijo sin padre, de un deshermanado hermano.

aarti on the ganga, dharshashumedh ghat, Varanasi

En las noches, entre decenas de babas barbiblancos con tunicas amarillas y anaranjadas, sadus, y samanas que duermen en las calles, se reunen y acurrucan las vacas, los perros y los chanchos a pasar la noche en las veredas de los templos; generaciones de vacas libres han creado una especie de soberbia vacuna. cada una mas extraña que la siguiente, pero siempre con un aire de orgullo– buscan la sombra durante el dia, comen basura cuando se les presenta la oportunidad. Adictas al carton y al periodico. Son las dueñas de sus calles, miembros ambulantes del vecindario. vida callejera; se sientan con sus piernas cruzadas en grupos al borde de la calle. mirando pasar el trafico, estorbando cuando se les apetece y batiendo enjambres de moscas con sus orejas de espatula. de cuchara china, de pala peluda. De vez en cuando un toro se pasea, torpe, enorme, a paso lento por las calles. Y con sus ojos delineados de negro te mira pasar. No hay ni un gramo de agresividad. pero mucha carne. y aunque a veces uno ve un incidente bovino-humano, estos toros parecen haber perdido su instinto territorial. Son gigantes amigables, y te miran casi temerosos cuando pasas. como midiendo tus intenciones. te miran a los ojos, sin verguenza. con esa expresion de asombro absolutamente indiferente. será que saben lo apetitosos que serian sus bifes? uno les mira con hambre, y responden con un “ya quisieras mordisquear mis chinchulines.”
Rishikesh low-1026
Los murciélagos duermen de dia, agarrados al reves de los cables de luz, tapándose los ojos con sus alas, en negacion absoluta de la intensidad del sol. Pasaron muy ocupados las noches, les cogió la madrugada a leguas de sus casas, y como borrachos, duermen donde pueden hasta que caiga el sol y puedan reanudar sus actividades. Pasan los autos, pitando intensamente, anunciando su presencia a los transeuntes–al parecer toda la violencia de los camales se transfiere a los pulgares de los conductores, que expresan sus ansias, sus rabias, y sus desconsuelos sentandose en el claxon para confirmar que de hecho siguen vivos y coleando en este mundo. Asi es la comunicacion.

Rishikesh

mas fotos:

Rishikesh
Advertisements

About dlofredorota

Born in Quito, Ecuador, I now live in California and work as an artist, animator, and musician.